Select Page

La Niña Africana / The African Girl

La Niña Africana / The African Girl

Yala ha venido al pueblo invitada por los abuelos de María. Viene de un país africano. Nunca había tenido juguetes. En su pueblo, los niños no tienen tiempo libre para juegos.

La primera noche, María se despertó y no vio a Yala en la cama. Se preocupó mucho: la buscó por la habitación, y cuando ya iba a llamar a sus papás, vio en un rincón del cuarto a Yala durmiendo en el suelo.

¿Qué haces aquí?, ¿es que te da miedo la cama? -No me da miedo, prefiero dormir en el suelo, que es como siempre lo hago en casa. -Bueno, dijo María; yo te acompañaré. Y durmieron las dos en el suelo, aunque María usó una pequeña colchoneta.

Muy temprano, Yala despertó a María diciendo: Vamos, hay que ir por leña para encender el fuego; luego iremos al pozo para sacar agua para cocinar. Después de almorzar será cuando saquemos las cabras a pastar.

¿Qué dices, Yala? respondió María. Aquí no hace falta que los niños hagan todas esas cosas; el agua la tenemos por el grifo: ya viste anoche que mi mamá llenó la botella. Y el butano, que está bajo el fregadero nos da fuego para un mes. Los animales los pastorean los mayores.

Yala se quedó muy pensativa y dijo: ¿Y cuándo haces tú las tareas de la casa?. María le explicó: Yo solo ayudo a preparar el desayuno, quito la mesa y hago mi cama.

-¿Y eso es todo?, preguntó Yala. Pues claro, replicó María. –¿Y qué haces con todo el tiempo que tienes libre?

-Jugar, leer, pasear, jugar, bañarme en la piscina… y a veces hasta me aburro.-Y… ¿eso qué es?

-Pues que cuando no sabes qué hacer y tienes muchas cosas para elegir, como no sabes cuál  elegir, te aburres. -¿Y te puedes aburrir con tantos juguetes? -Claro, respondió María; a veces muchísimo.  Pues no lo entiendo, dijo Yala: En mi país no tenemos tiempo ni de jugar ni de aburrirnos. Si jugamos alguna vez, lo recordamos durante mucho tiempo.

Yala volvió a preguntar: ¿Por qué no borráis de los libros esa palabra? Es algo tonto e inútil que no sirve para nada.

Yala, dijo María, ahora que lo pienso llevas razón. Voy a proponer a mis amigos y amigas tachar la palabra aburrimiento de nuestras costumbres.

Buena idea, María, dijo Yala.

-Oye, Yala :¿Quieres que te enseñe a jugar nuestros juegos? -Sí, sí: me encantaría aprender tus juegos, María.

Las dos niñas marcharon a jugar y a divertirse. Cuando jugaban en el jardín de la casa, llegaron los amigos y amigas de María y todos juntos se divirtieron un montón. Jugaron a muchas cosas y Yala les enseñó unas preciosas canciones, que  pronto todos aprendieron.

Al terminar el verano, Yala volvió a su país. Al despedirse de su amiga María, esta preguntó: ¿Volverás el verano que  viene? -Si me invitas, volveré aquí –respondió Yala. Hasta el verano, Yala.-Adiós, amiga.

 

Yala has come to the village invited by María’s grandparents; she comes from an African country. She had never had any toys. Children in her village have no time for leisure.

The first night, María  woke up and saw that Yala was not in her bed. She got very worried: she looked around for her and when she was about to call her parents, she saw Yala sleeping on the floor, in a corner.

-What are you doing there? Are you afraid of the bed? -I’m not afraid. I just prefer to sleep on the floor, just as I do at home. Okay, said María; I’ll follow suit: and they slept on the floor, both of them, only María used a li-lo.

Very early in the morning, Yala woke María up saying: Let’s go; we must go get firewood; then we’ll go to the well for water so we can cook. After breakfast will be the time to take the goats out to graze.

What are you talking about? -María answered. Here, there’s no need  for children to do all those things: we get water out of the tap; you saw how mum filled the bottle last night. The gas canister under the sink allows for one month’s cooking, and the beasts are taken out to graze by grown-ups.

 Yala dwelled upon this and asked: So when do you do the house chores? María explained: I only help to get breakfast ready, I clear the table and make my bed, that’s all.  -Tha’ts all you do?, Yala asked. Sure, said María. -And what do you do, with so much free time?

-Well, I read, walk around, play, swim in the pool… and I even get bored sometimes. -Bored?… what is that?  -Well, that is when you don’t know what to do and you have plenty to choose from, then you get bored.

 -And can you get bored with so many toys? -Sure, María said: I sometimes get bored to the bones. -I just can’t understand that, said Yala. In my country we have no time for play or for getting bored. If we ever play, we remember that for a long time.Yala asked again: So why don’t you delete that ‘bore’ word from books altogether? It’s something stupid and useless.

 Yala, María said: Now I come to think of it, you are quite right. I am going to propose to all my friends to take boredom out of our way of life.

 -Good idea, said Yala. –Listen, Yala: would you like me to teach you how to play our games? -Oh, yeah: I’d really like lo learn your games, María. And they both went to play and have fun.

When they were playing, Mary’s friends came to their garden and they all had a great time together: they played lots of games and Yala sang for them beautiful songs, which they all learnt.

The summer was over and it was time for Yala to go back to her country. When María was seeing her off, she asked: will you come again net summer? -If you invite me , I will come again, Yala answered.

-See you next summer, Yala -See you, my friend.

About The Author

2 Comments

  1. El Dragón Enano

    Gracias por el comentario. Miraré los recursos.

    Responder
  2. El Dragón Enano

    Gracias por el comentario. Miraré su site.

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. Article bibliographique de ressources en espagnole – Apprenez le néerlandais, l'anglais et bien plus! - […] http://eldragonenano.com/la-nina-africana/: vous y trouverez quelques histoires et contes bilingues anglais-espagnol […]

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *