Select Page

El Perro del Hortelano y otros Refranes

El Perro del Hortelano y otros Refranes

Los refranes o proverbios son dichos breves referidos a personas, animales o cosas.  El Quijote es uno de los libros que más refranes contienen, casi siempre en boca de Sancho Panza.

Antes se decían muchos refranes, como “a otro perro con ese hueso”;  ahora casi están olvidados. Los meteorólogos los utilizan a veces al informar en TV o radio, así por ejemplo: “en abril, aguas mil”.

Como práctica de lengua proponemos redactar o explicar otro ejemplo en que se aplique cada uno de estos refranes.

 

SI HAY TRATO, PUEDEN SER AMIGOS PERRO Y GATO

Con este refrán aprendemos que aunque no te lleves bien con alguien, puedes colaborar con él o ella si los dos sacáis ventaja.

ExplicaciónDos personas que no tienen relación o se llevan mal, pueden hacer cosas juntas si se ponen de acuerdo, sacando ventaja las dos.

Ejemplo:

Dos niñas iban a la misma clase pero no se habían hablado nunca. Un día fueron de excursión con el cole. Una de ellas olvidó su mochila en el coche de su mamá. Cuando se dio cuenta, se preocupó mucho porque en ella iban los bocatas, el agua y el móvil.

La otra niña sentada junto a ella en el autobús se dio cuenta y le dijo: no te preocupes, yo llevo agua, bocatas y chocolate… lo compartiremos. Hablaron y hablaron, pasando las dos un rato entretenido, y cuando volvieron al colegio ya eran amigas.

.

 

COMO EL PERRO DEL HORTELANO, QUE NI COME NI DEJA COMER AL AMO

Este dicho se refiere a situaciones en que alguien no deja a otro usar o hacer algo aunque ellos no lo hagan o utilicen. 

Dos primas están en casa de la abuela. María juega con una muñeca. En su otra habitación tiene una guitarra, que no usa. Su prima Rosa toma la guitarra y empieza a tocar. María deja la muñeca; enfadada, va donde está su prima y le dice: deja la guitarra, que es mía. Rosa responde: ¡pero si tú no la tocas desde el año pasado!

Cierto, pero es mía -contesta.

Y María replica: como el perro del hortelano, que ni come ni deja comer al amo.

DONDE FUERES HAZ LO QUE VIERES

En este refrán aprendemos que cuando vamos a un lugar deberíamos fijarnos en lo que hacen los que viven allí.

Cristina era una niña inteligente y estudiosa pero algo cabezota: solo hacía lo que ella veía conveniente. Unas vacaciones fue a casa de su tía Elena, en un bonito pueblo.

Una tarde, al salir de paseo, le dijeron sus amigos Manolito y Nieves: ponte pantalón largo. Hay arbustos que te pueden arañar las piernas y en algunos sitios mosquitos. Pero Cristina tenía pensado ponerse un pantaloncito corto, y así lo hizo a pesar de los consejos. Voy así porque me gusta, insistía. –Bueno, tú verás.

Sus amigos llevaban todos pantalón largo. Era costumbre cuando salían al campo. Estuvieron recogiendo moras y arándanos. De vuelta a casa le dijo tía Elena:

Pero chiquilla, ¿qué te ha pasado en las piernas? –Nada, dijo ella, mientras se rascaba  los picotazos de mosquitos.

A nadie del pueblo le pasa eso, sobrina. Ya sabes, Cristina: A donde fueres…

haz lo que vieres, dijeron a una Manolito y Nieves.

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *